domingo, 24 de enero de 2016

Murió el Pintor guayanés Carlos Sambrano Ochoa



*El artista presintió la muerte
con su última obra "Las Parcas"

Carlos Rufino Sambrano Ochoa despidiendo al pintor Jesús Soto que besa a su madre en el aeropuerto de Cdad. Bolívar, en junio del año pasado. También aparece el joven pintor guayanés Rafael Manzaneda. (Foto Bayola)


Ciudad Bolívar, 19.09.68 (Especial)
El pintor guayanés Carlos Ru­fino Sambrano Ochoa, se supo falleció en la ciudad de Caracas, asfixiado por un ataque de asma.
La información llegó aquí por vía telefónica e inmediatamente se extendió en la comunidad y causó sorpresa y dolor entre sus familiares, Mamigos y gentes inte­gradas al movimiento artístico y cultural en el que participó de manera activa en todas las oportunidades.
Carlos Rufino, oriundo de esta ciudad, tenía 34 años y era uno de los últimos de los diez hijos de los esposos Ramón Sambrano Morales y doña María Ochoa de Sambrano.
Vivía este muchacho aislado siempre del bullicio de la ciudad, en una casa de terreno amplio, rodeada de árboles frutales y donde siempre pasaron horas de descanso y tertulia los pintores que han venido a exponer en la Casa de la Cultura de aquí. Úl­timamente estuvo allí Wolfgang Larrazábal, amigo de él y a quien conoció cuando era Embajador en Chile, pues Sambrano estuvo varios años en el país del Sur cursando arte y pintura.
En el taller de su casa situada en las afueras de la ciudad, pudimos ver hoy su última obra: un óleo 30 por 50, aún con las muy juntas tres largas deidades con manto negro simbolizando tal vez a Cloto, Láquesis y Atro­pos, las Parcas o tres deidades dueñas de la vida de los hom­bres.
Carlos Rufino Sambrano Ochoa residía aquí desde su regreso de Chile y fue fundador de la Ca­sa de la Cultura y murió siendo miembro de la comisión de Artes 'plásticas de esa institución.
Actualmente exponía en Ma­racay y realizó exposiciones in­dividuales en Santiago de Chile, Buenos Aires y Montevideo en 1964. En el Centro Venezolano Americano de Caracas en 1965; cuarto salón de la Casa de la Cultura de Maracay en 1966; sa­lón Julio T. Arze de Barquisime­to en 1966; Casa de la Cultura de Ciudad Bolívar y de Ciudad Guayana en 1967 y 1968. Perteneció al Grupo "Las Arañas" de esta ciudad y actualmente tra­bajaba afanosamente en la Idea de integrar el cinetismo a la pintura figurativa.
Carlos Rufino era hermano del conocido abogado guayanés Ra­món Antonio Sambrano Ochoa, quien junto con su padre emprendió viaje a Caracas motivado por la ingrata sorpresa del deceso de su hermano. La Casa de la Cul­tura de esta ciudad y la Direc­ción de Educación Regional emi­tieron hoy sendos acuerdos de duelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada