martes, 19 de enero de 2016

Barrios quería hacer un Gobierno distinto al de Betancourt y Leoni


"La propia dialéctica de la vida impone el cambio", dijo
El candidato presidencial Gonzalo Barrios habla en le Plaza Centurión de Ciudad Bolívar )foto Compiani)

Ciudad Bolívar, 10.08.68 (Especial).
El doctor Gonzalo Barrios, candidato presidencial de AD, habló anoche en un mitin efec­tuado en la Plaza Centurión de esta ciudad y predijo que será el próximo Presidente de Vene­zuela y que su gobierno será "necesariamente distinto" al de Betancourt y Leoni "porque la propia dialéctica de la vida im­pone el cambio".
Barrios dijo que el único can­didato que ha planteado desde el principio un programa y di­cho cuál es su posición frente a los problemas de Venezuela, ha sido él, abordándolo sobre la base de que "no reniego del pa­sado inmediato nuestro". 
—Yo estoy orgulloso —dijo—de las obras realizadas en este país por Rómulo Betancourt y Raúl Leoni; pero al mismo tiem­po digo que esa obra no es su­ficiente ni completa ni llena to­das las necesidades. Entonces yo digo que el gobierno que viene dentro del mismo partido. den­tro de la misma escuela, dentro de la misma moral, será nece­sariamente distinto, diferente porque la propia dialéctica de la vida impone el cambio, el cam­bio natural que se apoya en la obra anterior, que se apoya en la tradición como se apoyan las revoluciones y no ese cambio ar­tificial que se predica para com­batir a Acción Democrática y que parece que lo están prome­tiendo en una especie de suer­te de prestidigitación en virtud de la cual al siguiente día de las elecciones aquí ya no estará la Venezuela presente.
El candidato presidencial que lucía emocionado, ofreció una revolución, pero subrayó que "es la revolución que es posible, la revolución que la especie huma­na puede engendrar, tolerar y apoyar, es decir, la revolución que se apoya en los hechos an­teriores, la revolución que sig­nifica seguir progresando, avan­zar más y valerse de las nuevas circunstancias, de las nuevas si­tuaciones para también impul­sar nuevos métodos y nuevas so­luciones a los problemas del país".
Antes que el doctor Barrios interviniera, se dirigieron a la multitud, el Presidente de la Fe­deración Campesina, Justo Gon­zález; el miembro del Buró Ju­venil Nacional, Cristóbal Her­nández; el Secretario General del CES, José Luis Matei; el juris­ta David Morales Bello; el Se­cretario de Organización del CEN, doctor Carlos Canache Ma­ta y el Presidente de la Comi­sión Electoral de AD, doctor Oc­tavio Lepage. Estos dos últimos abreviaron sus discursos ante la amenaza de lluvia.
Pero al iniciar el doctor Gon­zalo Barrios su discurso de clau­sura, cesó la llovizna y entonces el líder recordó una anécdota de Los Andes, diciendo que en una concentración como ésta comen­zó a llover y los copeyanos di­jeron que era castigo de Dios porque los adecos eran los malos y los copeyanos los buenos; pero resultó que la lluvia cesó de gol­pe y uno de aquellos oradores re­cordó la vieja copla que dice que Dios protege a los malos cuando son más y castiga a los buenos cuando son menos y parece —di­jo Barrios-- al ver esta muche­dumbre y recordar la manifesta­ción del aeropuerto, que defini­tivamente en Bolívar, como en toda Venezuela, los malos de Acción Democrática son muchí­simos más que los buenos del partido Social Cristiano Copei.
Curándose en salud Barrios dijo "pero a lo mejor comienza a llo­ver de nuevo, no obstante re­ruerden ustedes, que en la mito­logía del mundo, la lluvia es sig­no de prosperidad y abundancia" y trasladó este signo a la que él cree será el resultado de las elecciones de diciembre con re­lación al número de tarjetas blancas.
Barrios casi Ignoró en su dis­curso a los partidos rivales a ex­cepción de Copei, al que no dejó de molestar. Apenas se refirió a los prietistas diciendo que "nos sentimos muy cómodos con esa ausencia en estos momentos".
Refiriéndose a unas declaracio­nes recientes del doctor Rafael Caldera y a unas del máximo lí­der del MEP "muy parecidas", en el sentido de que si ellos lle­garan al Poder "jamás acepta­rían gobernar con Acción De­mocrática porque lo que el pueblo quiere es el desplazamiento radical de los adecos", replicó con humor diciendo que "en cam­bio no dijeron y es lo que han debido confesar que no acepta­rían la invitación que les haga Acción Democrática para parti­cipar en su gobierno".
—Pero yo —continuó dicien­do— no les voy a dar el gusto de aclararles si los voy a invitar o no a formar parte de mi próxi­mo gobierno Dejemos eso en suspenso, sometido a una inte­rrogación; pero eso sí, depende del comportamiento que tengan. Depende de la posible disminu­ción de su ceguera para ver cuál es la voluntad de este pueblo y depende de muchas otras cir­cunstancias. En definitiva no se trata de una operación deporti­va, se trata de una operación po­líticamente válida, y no les digo por ahora si los voy a invitar o no los voy a invitar a participar en mi futuro gobierno.
El doctor Barrios también se refirió a la obra que está reali­zando el gobierno de Acción De­mocrática y dijo que dentro de pocos años Guayana se conver­tirá en el polo de atracción eco­nómica y por lo tanto, social y cultural más importante no sólo de Venezuela sino quizá de toda la América Latina.
—Pero --advirtió— esta obra de transformación y desarrollo que se opera en Guayana puede verse comprometida si gente de otros sectores, gente que no quie­re saber nada de lo que ha he­cho AD, por no reconocer méri­tos, llega a desplazar a Acción Democrática. Pero ese hecho es tan absurdo que es imposible que así sea. Los guayaneses más que ningún otro sector de Venezuela, están obligados a defender esta obra apoyándose en el muro de tarjetas blancas contra los ma­nejos turbios de los que preten­den negar la realidad presente y porvenir de Venezuela sólo por­que así conviene a sus intereses mezquinos.
Barrios terminó .su discurso a las nueve y media de anoche. Hoy sábado proseguirá su gira por El Pao, Upata, El Manteco y El Palmar y culminará el do­mingo con mítines en varios pue­blos del Distrito Roscio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada