sábado, 16 de enero de 2016

Avión con 26 Periodistas Chocó con un Bosque de Alcornoques

El Nacional — Caracas: Lunes 29 de Julio de 1968

En Intento de Aterrizaje

Desde Puerto Ordaz tuvo que regresar con un motor apagado a Ciudad Bolívar, de donde había salido


La parte derecha del tren de aterrizaje fue la más averiada
durante el accidente. (Foto Campiani).


Ciudad Bolívar, 28. (Especial.)
En serio peligro se vio un n Allison, poco antes de las 7 de la mañana de hoy, cuando intentó aterrizar en el aeródro­mo de Puerto Ordaz y chocó con varios árboles, donde se le apagó un motor. Sólo la destreza ­de los pilotos pudo evitar la tragedia.
El Allison FVO-AVA, vuelo 518 de Avensa, despegó de Ciudad Bolívar, con destino a Maique­tía las 6:05 de la mañana. Entre los pasajeros estaban 26 pe­riodistas y secretarias que re­gresaban a Caracas después de a la VI Convención Na­cional de Periodistas. El avión,
Iba pilotado por el capitán Rafael Martínez y un copiloto, salió hacia P­uerto Ordaz, que queda 65 kilómetros al Este de Ciudad Bolívar De allí volaría hasta Ma­turín y a Maiquetía.
Un sólido techo de nubes en­volvía totalmente esta zona gua­yanesa y el aparato sobrevoló du­rante 38 minutos el aeródromo de Puerto Ordaz.
Los periodistas trataron de to­mar el inconveniente con hu­mor, pero cuando vieron que el avión fracasaba en su tercer in­tento de tocar en la pista, los periodistas Francisco Nieves y J. M. Valderrania Radaelli le dije­ron a una de las dos aeromo­zas del vuelo sí no era mejor dejar de lado a Puerto Ordaz y seguir a Maturín. La aeromoza sonrió: "Los pilotos tienen que cumplir con el reglamento''.
El susto, mayúsculo, lo vivie­ron todos los pasajeros, pocos minutos después cuando el avión intentó, por cuarta vez, a tra­vés del techo de nubes, conse­guir el aeropuerto. Entonces to­dos sintieron un estruendo, al­gunos chocaron contra sus asien­tos y hubo algunos que hasta sintieron rompérseles la ropa mientras trataban de mantener­se en sus puestos. Aunque la nie­bla cubría el espacio como mo­tas de lana mojada, algunos di­visaron, a través de los vidrios de sus ventanas, pedazos de pa­los y aluminio y hasta chorros de gasolina y aceite.
Al chocar la barriga del "ta­baco" del avión con un conjun­to de alcornoques, uno de los motores se "embanderó"; es de­cir, se paró, pero el capitán Mar­tínez logró cobrar altura y anun­ció que antes de seguir a Ma­turín retornaría a Ciudad Bo­lívar.
El avión regresó a Ciudad Bolívar sobrevolando siempre el Orinoco
Y aterrizó a las 7:50 minutos de la mañana en el aeropuerto desde donde había salido una hora y 45 minutos antes.  
Los bomberos se movilizaron entonces  y el personal de mantenimiento también una vez que hubo detenido.
Tanto los pasajeros como los que acudieron vieron las huellas en las palas del motor dañados;  en la compuerta  de la doble rueda derecha se observaron destrozos mayores  y en la cola del “tabaco” un boquete de más de un metro.  Entre las retorcidas planchas de aluminio se obser­vaban aún pedazos de palos y rama de alcornoques.
De "El Nacional" también es­taban, entre los pasajeros, Chepino, Gerbasi y Pedro Borges Zu­rita y Miguel Angel Liendo, co­rresponsales en San Cristóbal y Mérida. Otros periodistas que viajaban en este accidentado vuelo eran Carlos Atencio, Ru­bén Chaparro Rojas, J. M. Valderrama Radaelli, Mercedes Ri­zo, Francisco Nieves, M. A. Pérez Diaz, Luis Aníbal Gómez, Yana­celis Calcaño, Carlos Starke, R. Martínez Hidalgo, Pietro Manchessi,  Irma Villegas, Celso Pierre, Betty Rojas, José Enrique
Hernández, A. J. Sánchez, Ligia colmenares, Carlos Jaén, Pedro  y José A. Báez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada