martes, 23 de febrero de 2016

Piden Nulidad de un Juicio porque Uno de los Jueces Firmó Dos Días Después


Un Tribunal inferior hizo una inspección ante un Tribunal Superior

Ciudad Bolívar, 5.3.69 (Especial).
El Gerente de una Corpora­ción de automóviles de esta lo­calidad, debidamente asistido por el doctor Alberto Afanador Arreaza, pidió nulidad de un juicio dictado por la Corte Su­perior, alegando que dicho jui­cio fue firmado por uno de los jueces dos días después de ha­ber sido dictado.
Según el artículo 168 del Có­digo de Procedimiento Civil
no se considerará como sen­tencia, ni se ejecutará, la deci­sión a cuyo pronunciamiento aparezca que no han concurri­do todos los jueces llamados por la Ley, ni la que no esté fir­mada por todos ellos..."
El corresponsal pudo verificar en el Tribunal respectivo que el doctor Afanador Arreaza, al dar­se cuenta dos  días después de la sentencia, que faltaba la fir­ma de uno de los tres jueces 'que componen la Corte Superior de Justicia, promovió una ins­pección ocular en el Libro Dia­rio así como en el expediente que contiene el juicio civil por cobro de bolívares en virtud de una venta de reserva de dominio
propuesta por la empresa "Cor­poración Venezolana del Motor Guayana" a José Onofre Solano y José Solano Madrid.
En dicho fallo el Dr. Afana­dor Arreaza, apoderado del re­presentante de la empresa, Juan Alcalá Reverón, fue vencido co­mo demandante y se declaró que las letras de cambio en las cua­les se convirtieron las cuotas por pagar de la venta no producían innovación alguna, quedando por lo tanto vigentes las cláusulas del contrato que rige la venta especial.
La sentencia fue dictada en la oportunidad en que el Juez Ac­cidental, Dr. César Bello Dalla Costa completaba la Corte por licencia del titular Dr. Álvaro Natera y aquél no pudo firmar el fallo en el momento de la fe­cha y de la firma de los otros Jueces.
El doctor Afanador Arreaza promovió inspección con el Juez del Distrito y un Fiscal para hacer constar la falta de la fir­ma y tachar así la sentencia de nulidad; pero en el preciso mo­mento de la inspección se pre­sentó el Juez Accidental y fir­mó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada