domingo, 27 de diciembre de 2015

Soldados Luchan contra la Selva Para Imponer una Ruta que Comunique Venezuela con el Brasil


OPERACIÓN GRAN SABANA


La nueva vía El Dorado a Santa Elena de Uairén estará lista para junio 1968

* 250.000 bolívares por kilómetro de carretera construido ahorra el Ejército a la Nación.

La Escalera, región selvática de la Gran Sabana 03.04.68 (Enviados especiales, Américo Fernández y O. Compiani)

      Nos hallamos a 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar, en una roca granítica llamada "La Escalera", rodea­dos de una selva espesa e in­trincada predominada por ár­boles hasta con más de cua­renta metros de alto, es de tar­de y el Sol asoma por el oes­te una luz tímida que delinea en toda su imponencia la Sie­rra de Lema, muy próximo a nosotros, en un área como de ochocientos metros cuadrados lindando con profundos preci­picios se levanta un campa­mento de zinc habitado por soldados que tienen la piel tos­tada y los uniformes colorea­dos de barro; hay también tractores, traíllas, patroles, ca­miones y otros vehículos e im­plementos; en este lugar se observa gran movimiento de tierra arcillosa y rocas  graníticas despedazadas por la explosión de la dinamita, no hay pla­gas aparentemente y un silen­cio extendido parece anunciar la extenuación del soldado que ha trabajado desde el amane­cer. Son soldados del Batallón Juan. Manuel Cajigal, que desde 1963 penetran la selva hasta lograr un enlace con el vecino Brasil.
El servicio de Ingeniería del Ejército ha denominado esta empresa como “Operación Gran Sabana” tal vez, por lo que se trata de conquistar   las inconmensurables tierras selváticas del Sur de Guayana que así se denominan y que lindan  con la frontera del Brasil y la antigua Guayana Inglesa
Hasta ahora el hombre ha podido penetrar en algunos sitios de la región por vía aérea y utilizando peligrosas e interminables trochas  o bien  haciendo uso escalonado  de los diversos cursos de agua reventados por  cataratas inmensas. 
Pero el Capitán Luis Alfonzo Godoy, director de los trabajos, estima que para junio de este año 1968, se podrá ir en vehículo por esta ruta  hasta Santa Elena de Uairén
La obra se viene ejecutando en dos frentes de trabajo: La Escalera, o sea, el as­censo a la Gran Sabana, con una longitud de 60 kilómetros y otro desde Santa Elena de Uairén hasta el cerro Venamo en una extensión de 150 kilómetros.  Ambos frentes, el de La Escalera y el de Santa Elena, están bajo la dirección del Teniente Ramón Antonio Graterol,  quien trabaja con  tesón y avanzan en la medida que  permiten sus escasos recursos materiales, pues son bas­tante pobres de verdad y no se cuenta siquiera con un Instrumento para medir  la pluviosidad que en esta región es tan alta e intensa como en las montañas del Kilimanjaro.
De 360 días que tiene el año, solo 80 suelen ser de sol, pero los soldados no temen a la llu­via, trabajan hasta 22 horas diarias y aprovechan a veces los claros inmensos de la Lu­na que se proyectan sobre la selva para hacer rodar sus pe­sadas maquinarias.
Un soldado recibe apenas una paga diaria de dos bolívares con cincuenta céntimos. Son cien soldados que trabajan en la obra, una obra extremada­mente difícil, pero de una, im­portancia económica, política v socialmente extraordinaria. Esta es una manera muy útil del soldado prestar su servicio mili­tar obligatorio, construyendo no la guerra sino una obra mag­nífica y perdurable.
La carretera El Dorado a Santa Elena de Uairén ha sido un sueño de todos los tiem­pos, tanto como el Puente so­bre el Orinoco logrado el año pasado. Este sueño co­menzó a cristalizar en 1953 cuando el ingeniero Luis En­trena por resolución del Go­bierno proyectó e inició la ca­rretera, dejándola inconclusa a la altura del kilómetro 88, don­de se alzaba un caserío de agri­cultores y lugar donde también se hizo célebre Abilio, el bru­jo que curaba a sus enfermos con raíces y ungüentos vegetales. Abilio está ahora residen­ciado en El Manteco.
El ingeniero Entrena por razones económicas abandonó la ejecución de la obra en 1958; y estuvo paralizada hasta 1963 cuando se hizo cargo de su continuación el Batallón de Ingenieros Juan Manuel Cajigal; que comanda el Teniente Coro­nel margariteño Efraín Ramón Brady. La empresa de Entrena que cons­truyó la parte más fácil llegó a cobrar a la Nación 300 mil bolívares por cada kilómetro de carretera de tierra construi­da. La Nación, con la `participación del Servicio de
Ingeniería del Ejército, sólo tiene que desembolsar 50 mil bolívares por cada kilómetro. La carretera tendrá de El Dorado a Santa Elena una longitud total de 312 kilómetros y su valor global se estima en unos diez millones de bolívares.
El Capitán Godoy considera que a esta altura  ­han superado la parte más difícil de la obra; sin embargo, llevan tres meses tratando de vencer el “Paso del Danto” dominado por una enorme ciénega y árboles gigantescos. 
Los materiales son provistos en aviones C-12',9 de las Fuerzas aéreas, que han transportado desde tractores hasta camiones, así como alimentos y 40 mil li­tros de combustible mensual­mente. En enero del año pasado cuando el Ministro de la De­fensa, General Ramón Florencio Gómez, estuvo en esta ciud­ad con motivo de la inaugu­ración del Puente sobre el Ori­noco anunció que para abril estaría concluida la carretera, pero debido a rectificaciones del proyecto original, según el Capitán Godoy, el empalme de los dos frentes no se lograrán si no en junio próximo.

El General de Brigada Ma­nuel Morales Vásquez, Coman­dante de la VI División de In­fantería acantonada en Ciudad Bolívar y a la cual está integrado el batallón que ejecuta a obra, informó al periodista durante esta gira de dos días, en la que participaron otros oficiales del Ejército y un grupo de civiles, del gran esfuerzo y del espíritu patriota con que los soldados acometen la obra.
Según el General Morales Vásquez, la región de la Gran Sabana representa para Venezuela un gran potencial económico desde el punto de vista
agrícola y pecuario, además del valor estratégico de la región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada