jueves, 24 de diciembre de 2015

Los 25 Años del Barrio "La Sabanita”

Maigualida Coraspe, Reina de las Bodas de Plata de La Sabanita, entrevistada por Américo Fernández (Foto Compiani)

Ciudad Bolívar, 27.03.68 (Especial)
 La Sabanita comenzó como  barrio de viviendas hu­mildes habitadas por damnificados del Orinoco. La gente abor­tada, por el río durante la temi­ble creciente de 1943, buscó refugio en esta parte alta com­prendida entre los ríos San Ra­fael y Buena Vista, al Suroeste.
Los damnificados dejaron los dominios reconquistados del río, en agosto, pero en marzo por es­ta fecha fue cuando se reunieron y decidieron a una sola voz apoderarse de los ejidos municipales y establecerse allí en comunidad o pueblo que todos debían de identificar con el nombre de "La Sabanita" porque realmente aquello era un banco de sabana donde pastaba el ganado y don­de abundaban el chaparro y los carrizales.
Comúnmente la gente que vive en zona limítrofe con el Orinoco y la abandona apremiada por la creciente de invierno, ha de vol­ver a arrancharse durante la ba­jante de las aguas. Sin embar­go, fue tan terrible la crecida del 43 que la gente de La Saba­nita se negó a hacer las paces con el río que la despojó de vi­viendas y corotos.
La Sabanita desde entonces ha venido creciendo y lo que antes parecía un simple vecindario po­bre y aislado hoy forma parte substancial del  centro expandido de la ciudad. El desarrollo demográfi­co de La Sabanita cubre aproxi­madamente una extensión de 700 hectáreas de tierra que van siempre hacia el Suroeste a encontrarse con la zona rural de Los Caribe.
Puede afirmarse que este ba­rrio violentó la expansión urba­na de la ciudad, pero en una forma desordenada y anárquica, es decir, sin orientación ni pla­nificación oficial. Hoy las auto­ridades regionales se preocupan por su remodelación ya iniciada con la construcción de la Ave­nida España, la pavimentación de algunas calles y la construc­ción de un tercer puente que enlaza por la parte Sur con la Avenida Nueva Granada.
El sector adquiere cada día mayor importancia, tanto que allí se piensa construir dentro de tres meses un parque para asiento de pequeñas y medianas industrias, un centro de medi­cina experimental y un gran hangar para el envase de medi­cinas que el gobierno piensa ofrecer al pueblo a precios muy inferiores a los del marcado pri­vado.
Existen en este barrio las ins­talaciones provisionales del Nú­cleo Bolívar de la Universidad de Oriente y hace tres años se inauguró aquí la Casa Sindical. Asimismo existen dos campos deportivos, tres grupos escolares y 15 escuelas unitarias. Los ca­tólicos tienen acá una Iglesia donde veneran a su patrona la Virgen de Coromoto, pero debido a su escasa capacidad los feli­greses han abierto una colecta general para erigir otra.
El crecimiento de este sector de la ciudad ha sido calificado de vertiginoso y donde se veían antes ranchos y casas improvi­sadas, surgen ahora cómodas vi­viendas y negocios mercantiles, Pero los pobladores de La Sa­banita se quejan a cada rato de la falta de vigilancia policial y de la carencia de alumbrado pú­blico y de una oficina de correos. Y lo cierto es como lo decía en días pasados Víctor Abad Mar­tínez, Presidente de la Junta Pro Bodas de Plata de La Sa­banita, que además de una ofi­cina de correos, el lugar debe­ría también participar de los servicios públicos de teléfono y telégrafo, en consideración de la distancia que la separa del cen­tro de la ciudad.
La salubridad es cuestión por resolverse en este barrio. Como no hay cloacas, las viviendas viejas utilizan letrinas y las mo­dernas fabrican pozos sépticos a fin de poder instalar cómodas sa­las de baño. Las calles, realmen­te, aún las recién asfaltadas ofrecen un aspecto deplorable, pues por la falta de drenaje y cloacas, las aguas sucias corren y empozan en la superficie. A esta insalubridad se debe a que casi todos los habitantes duer­man provistos de mosquiteros. Se estima que en el invierno pa­sado, La Sabanita gastó más de 40 mil bolívares en la compra de mosquiteros.
Catalina Abdarte, de 80 años de edad, al igual que Lula Guacara, anciana de 104 años, am­bas fundadoras del barrio, re­calcaban esto de la falta de vi­gilancia y del estado de insalu­bridad al conversar con el co­rresponsal. Igualmente se que­jaban de los botiquines y rocko­las a subido volumen por las noches.
Víctor Abad Martínez, Reyes, Ramón Baute, Alejandrina de Anuziani, Amelia Belisario, Fre­dy Gruber, Demetrio Cañas, Pe­tra Vargas, Rosa de Farreras, Celia de Herrera, el Padre Or­tega. son gente ampliamente conocidas en el sector y han sido ellos los que hurgaron en la memoria de los viejos y pre­cisaron que fue a fines de mar­zo cuando los damnificados del
Orinoco decidieron por fuerza de las circunstancias tomar es­tos ejidos municipales donde se levanta el poblado.
Con motivo de la celebración de sus Bodas de Plata, los ha­bitantes de La Sabanita eligie­ron a Maigualida Coraspe, Rei­na de las fiestas. Los actos pro­gramados comprenden misa oficiada por el Arzobispo, mar­cha de la Juventud de La Sa­banita a la Plaza Bolívar para ofrendar al Libertador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada