jueves, 2 de junio de 2016

En Venezuela hay Tectitas Procedentes de la Luna


Ciudad Bolívar, 2.8.70 (Esp.)
La petrografía sedimentaria venezolana tiene conocimiento de la existencia de tectitas halladas en Venezuela y que proceden de la Luna.
Con relación a un cable pe­riodístico donde el doctor Dean Chapman, del Laboratorio Ames de Investigaciones de la NASA, declara que "las tectitas halladas en la Tierra son de la luna", el geólogo Nancy Perfetti dijo que en Venezuela se han realizado investigaciones en tor­no a esta clase de roca.
Perfetti dijo que las tectitas son vidrios meteóricos genética­mente relacionados con procesos volcánicos y que hace más de 30 años fueron reconocidos por pri­mera vez en Venezuela por el erudito abogado merideño, gran aficionado y colaborador de la mineralogía, Emilio Menotti Spósito, hoy fallecido, y quien de­jó referencias en su publicación "Minerales del Museo de Méri­da", del cual fue fundador.
--Las tectitas merideñas —di­jo— se presentan en forma de lágrimas en los más variados colores y se encuentran en los se­dimentos y aluviones de los ríos de esa región.
Perfetti dijo que otro tipo de tectitas fue estudiado por él du­rante los años 1943, 45, en el distrito Bolívar del Estado Zulia. —En esa ocasión —seña- desempeñaba funciones de mineralogista del subsuelo y en varios horizontes de diversas sedimentarias pude observar la ocu­rrencia de tectitas, reportadas como tales algunas veces y otras como "polvo metótico".
Explicó que estas tectitas ocu­rren en viejos sedimentos y a profundidades superiores a los 2.000 pies, y que la caída de tec­titas hace más o menos 35 mi­llones de años a que se refiere el científico de la NASA, con­cuerda con la edad de los sedi­mentos venezolanos.'
Dijo para terminar que sería curioso reconocer las tectitas dentro de los sedimentos en la Formación Roraima, en Guaya­na, que es la madre roca de los diamantes, pero observó que esas rocas tienen una vejez de tres mil millones de años y que sien­do la Luna contemporánea, ha­bría que buscarle otra proce­dencia distinta a la Luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada