martes, 10 de enero de 2017

Tres Botánicos de la ULA Tras la "Guachinacá" Escondida Nadie Sabe Dónde


+Quince días internado en selvas del Caura y Alto Paragua en busca de la que parece ser la planta más venenosa conocida


+Recogieron 350 especies vegetales para ser estudiadas

Ciudad Bolívar, 13.06.74  (Especial).
 Botánicos de la Facul­tad de Farmacia de la Univer­sidad de Los Andes estuvieron 15 días internados en la selva del Caura y del Alto Paragua en busca del "Guachinacá" como vulgarmente es conocida una planta que ha sido regis­trada en libros y revistas científicos, pero que nadie todavía sabe dónde encontrarla.
Todo cuanto de ella se sabe responde a referencias y a ca­sos de pacientes fulminados por la planta.
Ni por los caminos viejos ni por los nuevos los botáni­cos del país han podido en­contrar esta especie distinta a la Bonafusia corriente que abunda en los rebalses.
Esta especie de Bonafusia dicen, quienes la han visto y relatado sus trágicos acciden­tes, que se encuentran en montaña adentro y que es una de las plantas más venenosas conocidas, mucho más que su hermana "rebalsera".
Luis Ruiz Terán (botánico), Antonio Morales (químico) y Alfredo Carabot Cuervo (far­macólogo) junto con el doctor Eduardo Jahn Montauban, quien en el reciente Congreso de Medicina Interna presentó un trabajo sobre plantas ve­nenosas, se adentraron en la selva del Paragua y del Caura y dijeron haber recogido 350 especies botánicas floreadas y con frutos que serán procesa­das en los laboratorios de la Facultad de Farmacia de la ULA.
Entre tales especies está la Bonafusia Tetrastachya, de la familia Apocinaceae, encontra­da abundantemente en rebal­ses del Caura y sobre la que desde hace años vienen inves­tigando en colaboración con el Dr. Jahn Montauban de la Es­cuela de Medicina de Bolívar.
El doctor Alfredo Carabot Cuervo, quien viene estudian­do la parte química de la planta, reveló haber encontra­do seis alcaloides de los cuales han aislados dos de importancia-  No sabe de ellos  aún su estructura ni de su fórmula.  Sólo sabe que existen.
En el Caura Medio lograron recolectar 30 kilogramos de Bonafusia o "Guachinacá" re-balsera. La parte botánica de esta planta que investiga la ULA, está a cargo del doctor Luis Ruiz Terán y a cargo del Dr. Eduardo Jahn Montauban, la parte farmacológica.
Ruiz Terán, quien parece ser el jefe del grupo, lamentó el poco tiempo y presupuesto de que dispusieron para la ex­ploración en una zona tan in­mensa y rica en especies botánicas co­mo Guayana.
—Las Universidades son tí­midas en este tipo de explora­ciones —manifestó—. Por eso, de todo cuanto en botánica existe en Venezuela, sólo un cinco por ciento 'ha sido ex­plorado. Se debe en parte a que las exploraciones inciden casi siempre en el mismo lu­gar y en parte a que los pa­trocinios para la investigación son realmente precarios.
Piensa el grupo de investi­gadores que en Guayana debe­ría fundarse un Instituto de Productos Naturales tal como bien existe en Brasil y otros países menos favorecidos por la naturaleza en este aspecto.
Los exploradores, aunque pasaron mucho trabajo en el pobre jeep que los trajo desde Mérida, quedaron muy acica­teados por el horizonte natu­ral de Guayana y ofrecieron volver pronto para trabajar por los lados del Río Erebato del que tienen buenas infor­maciones sobre especies botá­nicas interesantes.



Ciudad Bolívar, 13 (Especial)
Tres científicos de la Universidad de Mérida recogieron trescientas cincuenta especies botánicas en el Caura. Medio y Alto Paragua para ser estudia­das con fines medicinales.
Los científicos Luis Ruiz Terán (bótánico), Antonio Morales (químico) y Alfredo Carabot Cuervo (farmacólogo) junto con el doctor Eduardo Jahn Montauban, de la Escue­la de Medicina de Ciudad Bo­lívar, estuvieron quince días en dichos lugares.
Los científicos se llevaron una buena porción de plantas venenosas, entre ellas, la Bo­nafusia Tetrastachya encon­trada en los rebalses del Cau­ra y la cual viene siendo in­vestigada con anterioridad da­da su múltiple' propiedad al­caloidea.
A su paso por esta ciudad los científicos informaron que existe otro tipo de Bonafusia de los montes mucho más ve­nenosa que la citada y la cual buscaron inútilmente. En otras partes de Venezuela también ha sido imposible hallarla.
 Los investigadores de la ULA estarán próximamente de vuelta a esta ciudad para desde aquí organizar una ex­pedición a las regiones del Erebato, donde piensasn encontrar nuevas muestras para sus investigaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada