lunes, 12 de diciembre de 2016

GUANIAMO una Mina donde Imperó la Ley del más Fuerte


Ciudad Bolívar, 4.01.74 (Especial).
Guardia Nacional, Comisario y fisca­les destacados en las minas diamantífe­ras del Guaniamo desacatan un decreto interdictal de amparo dictado por el Juez Civil y Mercantil, doctor Pedro Bo­tero Basilice, de esta circunscripción ju­dicial.
El decreto interdictal fue dictado a favor del minero Luis Fernando Gómez Arango y cuatro socios de éste a raíz de una solicitud de amparo, por indebida ocupación de un terreno rico en dia­mantes que con anterioridad le había si­do boleteado o cedido por la Fiscalía del Ministerio de Minas destacada en esa zona.
La denuncia la formuló hoy ante esta corresponsalía el abogado asistente de los querellantes, Darío Farfán Álvarez, quien explicó que la ocupación fue he­cha por los mineros Humberto Rojas y Zoila López Bolados, amparados por una boleta que le fue expedida por otro fis­cal de Minas sin llenarse previamente los requisitos de ley.
La parcela rica en diamantes, de 7 mil metros cuadrados, fue cedida a Gómez Arango y socios en enero de 1973, pero a un mes de la fecha de vencimiento no había podido explotarlo por contratiem­pos naturales. Fue así como antes de vencerse la boleta, la renovó por seis meses más que es el plazo legal. Pero a los 20 días de haberla renovado, otro fiscal de Minas dio boleta a los nuevos ocupantes Rojas y Bolados, para que ex­plotaran dicha parcela.
Ante esta situación el minero Gómez Arango y los demás solicitaron y obtuvieron el Interdicto de amparo. Volvieron a to­mar posesión del sitio y el Tribunal dejó constancia de ello y ofició a la Guardia Nacional acantonada en El Milagro "del deber en que está de hacer respetar los derechos del querellante y socios para la explotación del mencionado terreno". Pero, según declaró el Dr. Farfán Álva­rez, ni la Guardia ni el comisario Emilio Terán ni los fiscales acataron el decreto del juez. Por el contrario sacaron de allí a los querellantes y los querellados si­guen explotando la mina.
Denunció el abogado que ésta es una de las tantas irregularidades que diaria­mente acontecen en las minas diamantí­feras más grandes de Guayana y donde, por lo visto, prevalece la ley del más fuerte en virtual connivencia con las au­toridades allí destacadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada